Un sendero hacia el corazón del Parque Nacional Huerquehue

Un sendero hacia el corazón del Parque Nacional Huerquehue

Nuestra periodista Romina Bevilacqua, realizó el sendero Los Lagos del PN Huerquehue este verano y hoy nos comparte una serie de imágenes y un detallado relato de lo que aquí se puede encontrar y por qué este es uno de los imperdibles de la región de la araucanía.


Este verano unas vacaciones express me llevaron hacia la araucanía, ese rincón de naturaleza y vida, que esconde cascadas con caídas de más de 90 mt de altura, gigantescas nalcas, araucarias milenarias, los característicos chucaos y muchos otros atractivos que serían imposibles de enumerar en un solo relato.

Pero había un lugar en particular que quería conocer en los 5 días que estaría en Pucón: el Parque Nacional Huerquehue, un poco más desconocido que otros parques de la región (como el Parque Nacional Villarrica) pero  no por eso, menos atractivo.  De hecho, después de recorrerlo, puedo asegurar que es uno de los parques más lindos que he conocido.

Comenzando el recorrido

Partimos alrededor de las 10 de la mañana en dirección a Caburga para visitar el Parque Nacional Huerquehue (a 30 km aprox. de Pucón) y al llegar a la caseta de Conaf por la entrada principal al parque, dejamos allí estacionado el auto para comenzar la caminata (el estacionamiento cuesta $2.000 y la entrada $3.000 pp).

El sendero que realizaríamos sería el de Los Lagos, que recorre 3 lagos y lagunas al interior del parque y tiene una extensión de 12 km aproximadamente (hay una variante más larga donde se pueden recorrer 5 lagunas y abarca 16km en total).

Escalera de madera en el sendero Ñirrico ©Romina Bevilacqua

Imaginarán nuestra sorpresa cuando a los 10 minutos de comenzar el recorrido, pasando por el sendero Ñirrico (0.8km) se nos cruzó por el camino una culebra de cola corta. Y así como éste, tuvimos varios encuentros: sapitos de cuatro ojos, carpinteritos, cachañas, chucaos, picaflores chicos y hued hued, fueron algunas de las especies que pudimos identificar.

Sapito de cuatro ojos ©Romina Bevilacqua

Pasando el sendero Ñirrico, donde hay varios carteles informativos sobre la flora y fauna que se puede encontrar en el sector, caminamos un tramo por el camino de autos hasta llegar a otra entrada interior al parque Huerquehue donde pasamos por un segundo control de Conaf.

Vista desde el mirador al lago Tinquilco y de fondo el volcán Villarrica. ©Romina Bevilacqua

De aquí en adelante el trayecto se transformó en una subida algo exigente, pero no tan empinada. Son aproximadamente 2 horas de subida donde se pasa por dos miradores con vista al Lago Tinquilco con el volcán Villarrica de fondo.  Vale la pena parar aquí para recuperarse de la subida y comer algún snack con una vista espectacular.

Lagos y araucarias: los principales atractivos

Luego de esta subida hay 2 desvíos para conocer unas cascadas. Nosotros decidimos dejar las cascadas para el final del recorrido (muy recomendado) ya que de todas formas uno se devuelve por el mismo camino. Así que seguimos caminando por el sendero,  y llegamos a nuestro primer gran hito: el Lago Chico, con agua cristalina donde se pueden ver los troncos de árboles hundidos bajo el agua y las araucarias rodeando el lago y sobre los cerros.

Lago Chico ©Romina Bevilacqua

Continuamos el camino y pocos minutos después llegamos a una bifurcación. A mano derecha  continuaba el camino al Lago el Toro, a mano izquierda el sendero llevaba a la Laguna Verde. Tomamos la primera opción y en pocos minutos llegamos al Lago el Toro, donde se tiene una vista más extensa del lugar, con las orillas del lago cubiertas de tororas.

Lago Toro ©Romina Bevilacqua

Continuamos nuestro camino bordeando el Lago Toro en un continuo subir y bajar, internándonos en la vegetación donde había varias astromelias silvestres y podíamos escuchar a un par de chucaos que nos seguían en la vegetación, hasta que llegamos a la Laguna Verde, donde el agua tenía un color azul intenso. En este sector había una pequeña playa donde varios aprovechaban de bañarse y las araucarias estaban literalmente a un paso de distancia.

Llegando a laguna Verde ©Romina Bevilacqua

Emprendimos nuestro camino de vuelta y volvimos a encontrarnos con el Lago Chico, esta vez con otro sector mucho más atractivo que el que vimos la primera vez a mitad del sendero, y continuamos hasta el sector de las cascadas que habíamos pasado por alto al inicio.

Lago chico ©Romina Bevilacqua

Como ya llevábamos cerca de 4 horas y media de caminata, sólo visitamos una de las cascadas : la Cascada Nido Las Águilas,  cuyo sendero era una desviación de 40 minutos en total desde el sendero principal.

Cada una de las cascadas, lagunas y miradores cuenta con un cartel de madera tallada que anuncia las distancias a recorrer, en ocasiones la altura a la que se está y el nombre del lugar, Y el sendero está muy bien demarcado por lo que no hay mayor riesgo de perderse.

Tras cerca de 5 horas y media de caminata, ya terminábamos este sendero que lleva al corazón del Parque Nacional Huerquehue entre bosques de mañío de hojas cortas, coigües, lengas, araucarias, helechos, y todo tipo de hongos, líquenes y musgos. Sin duda un imperdible de la araucanía.

En el camino de vuelta llegando al lago Chico.

Lago Chico.

 

A orillas del lago Chico.

Una de las muchas lagartijas que nos acompañaron en el camino.

 

Sector Lago Toro.

Astromelias silvestres.

blog comments powered by Disqus