Un visitante inesperado: La Güiña

Un visitante inesperado: La Güiña

Nuestro colaborador invitado del mes es Eduardo Minte, quien tuvo un encuentro con una pequeña güiña en la costa de Pucatrihue, cerca de Osorno. Un inesperado lugar para encontrarse con esta especie amenazada. ¡No te pierdas esta espectacular galería de fotos de este singular encuentro!


La güiña, (Leopardus guigna, Molina 1782) también conocido como gato colorado o kod kod es uno de los felinos más pequeños del mundo y el más pequeño de Chile. En su estado adulto pesa entre 1,2 y 2,2 kg.

Pequeña pero majestuosa se encumbra sobre una roca. ©Eduardo Minte

Se trata de una especie Vulnerable y difícil de ver en su hábitat natural, cuya distribución se limita a una angosta franja dentro de los bosques templados del centro-sur de Chile (entre las regiones de Coquimbo y Aysén) y Argentina (30-50 °S, 70-75 °W). Habita en bosques tanto continuos como fragmentados mostrando una preferencia por el bosque nativo sobre las plantaciones de pino y las llanuras, donde  se alimenta principalmente de roedores, que equivalen al 82% de su dieta y aves como el chucao, hued hued, rayadito y zorzal.

Pucatrihue ©Eduardo Minte

Teniendo lo anterior en cuenta uno no esperaría encontrarse a este pequeño felino recorriendo el intermareal de las costas de Pucatrihue, caleta y balneario 68 km al oeste de Osorno.

La historia de mi encuentro dice más o menos así: Estaba sentado sobre unas rocas al final de la playa fotografiando churretes (Cinclodes patagonicus chilensis) cuando tras unos 15 minutos mi polola divisa un “gato” moviéndose entre las rocas y hacia el mar. Era una güiña, la segunda que veía en mi vida. Muy emocionados nos lo quedamos observando hasta que desapareció de nuestra vista y luego nos acercamos al lugar donde la perdimos, para tratar de sacar mejores fotos. Apareció de nuevo y siguió su paseo, cabe mencionar que nunca se mostró asustada, siguió explorando la costa hasta que se aburrió de nosotros y se devolvió al bosque unos metros playa arriba.

©Eduardo Minte

Con mucha precaución y algo asustada de las olas, se acerca a la orilla del mar para explorar qué hay del otro lado.

©Eduardo Minte

Sorteando pozas de agua salada, la güiña se abre paso por sobre bancos de mitílidos a orillas del mar.

©Eduardo Minte

La güiña también puede ser llamada “huiña”, su nombre deriva de la palabra mapuche “wiña” que significa “ladrón”.

©Eduardo Minte

Sentada estudia sus alrededores.

©Eduardo Minte

©Eduardo Minte

Su cola se caracteriza por ser gruesa y poseer anillos negros a intervalos con su color pardo característico.

Referencias Bibliográficas:

NOWELL, K. & JACKSON, P., (1996) Wild Cats. Status Survey and Conservation Plan. IUCN, Gland, Switzerland.

Redford, K. H. y Eisenberg, J. F. (1992). Mammals of the Neotropics: the Southern Cone. Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay. The University of Chicago Press, Chicago 2: 1-430.

GÁLVEZ N, F HERNÁNDEZ, J LAKER, H GILABERT, R PETITPAS et al. (2013) Forest cover outside protected areas plays an important role in the conservation of the vulnerable güiña Leopardus guigna. Oryx 47: 251-258

Zúñiga, Alfredo, Muñoz-Pedreros, Andrés, & Fierro, Andrés. (2009). USO DE HABITAT DE CUATRO CARNIVOROS TERRESTRES EN EL SUR DE CHILE. Gayana (Concepción)73(2), 200-210.

CORREA P & A ROA (2005) Relaciones tróficas entre Oncifelis guigna, Lycalopex culpaeus, Lycalopex griseus y Tyto alba en un ambiente fragmentado de la zona central de Chile. Mastozoología Neotropical 12: 57-60.

blog comments powered by Disqus