Calentamiento global: ¿Está el Banco Mundial de Semillas en peligro?

Calentamiento global: ¿Está el Banco Mundial de Semillas en peligro?

Le dicen la “Bóveda del Fin del Mundo”, porque fue creada para salvaguardar las especies de semillas de cultivo que servirían como alimento para la humanidad en caso de una catástrofe mundial. Sin embargo, esta “despensa” ubicada en las cercanías del Polo Norte, ha tenido que hacer frente a una filtración de agua provocada por el derretimiento de la misma capa de hielo permanente que según dicen, la protegería incluso de la radiación. Aquí nuestra periodista Francisca Jorquera, nos cuenta más de la problemática que hoy vive el Banco Mundial de Semillas.


En el año 2007, los diseñadores del Banco Mundial de Semillas, eligieron el Archipiélago de Svalbard en Noruega para su construcción, debido a que las características geográficas de este lugar a 1.300 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, y la estabilidad de su terreno, en un cerro rocoso a 130 msnm, prometían el mayor resguardo ante amenazas como la actividad volcánica, terremotos, radiación e incluso la crecida del nivel del mar por el derretimiento de hielos.

©Global Crop Diversity Trust.

Se decía entonces, que si en alguna oportunidad había una falla eléctrica, la profundidad del túnel donde se encuentra el banco y la capa de hielo congelado que lo cubre llamado “permafrost”, evitarían cualquier peligro de pérdida de las semillas. Sin embargo, durante los últimos días, el Ministerio de Agricultura y Alimentación de Noruega, ha tenido que lidiar con el inesperado deshielo de este “permafrost”, y se ha visto obligado a tomar medidas para evitar las filtraciones de agua en los túneles de la bóveda.

Pese a que las autoridades aseguran que el diseño de las instalaciones subterráneas es el indicado, admiten que el túnel de acceso está siendo afectado por un episodio asociado al aumento de temperaturas por el cambio climático.

Túnel de ingreso a la bóveda ©Global Crop Diversity Trust.

Los operadores de la bóveda explicaron a los medios internacionales que las semillas no fueron afectadas por la filtración, aunque la preocupación los llevó a idear la construcción de una pared en la entrada del lugar con el fin de que no ingrese agua en estado líquido. Además se están realizando otros trabajos como paredes impermeables dentro del mismo túnel y zanjas de drenaje en la ladera de la montaña, con el fin de evitar que el agua del “permafrost” se acumule alrededor.

El Banco

©Global Crop Diversity Trust.

Conocido internacionalmente como “Global Seed Vault”, el banco tiene una capacidad para resguardar 4,5 millones de variedades de cultivos, es decir, aproximadamente 2,5 billones de semillas. Hoy, ya cuenta con un porcentaje importante, al rededor de 930 mil variedades, almacenadas a -18°C.

Cajas de aluminio en las que se almacenan las semillas ©Global Crop Diversity Trust.

Se trata de una inmensa despensa subterránea dividida en tres bodegas, donde se guardan las diferentes especies, todas en bolsas de varias capas y dentro de cajas de aluminio cerradas herméticamente, lo que garantiza un perfecto estado de conservación durante siglos. Por su parte, la ubicación a 130 msnm, asegura que el suelo esté seco siempre, incluso si éste aumentara.

¿A quién pertenece?

El Banco Mundial de semillas pertenece a Noruega, su construcción fue auspiciada por este mismo país y tuvo un valor de 9 millones de dólares. Por otro lado, los costos operacionales los asumen fundaciones como Global Crop Diversity Trust y países como el Reino Unido y Australia. Aunque no se puede obviar la colaboración de países como Brasil, Colombia, Etiopía e India.

Un lugar para visitar

Svabald ©Global Crop Diversity Trust.

“Svalbard” significa “costas frías”, sin embargo el archipiélago tiene un clima relativamente templado en comparación con otras áreas de la misma latitud. En Longyearbyen, centro administrativo y mayor asentamiento de las islas, la temperatura oscila entre los -14 ° C en invierno y los 6 ° C en verano.

Además de miles de osos polares, las islas albergan casi 3.000 habitantes, de los cuales 2.000 viven en esta última ciudad.

Svalbard, se encuentra en el Océano Ártico, a medio camino entre Noruega y el Polo Norte. Quienes hasta allí han viajado, han sido testigos de un verdadero desierto de hielo, que sorprende con una vida silvestre única y un entorno que es frágil y resistente a la vez.

Y es que aunque sea difícil de creer, es posible llegar a este lugar. De hecho durante varios años, cientos turistas se han deleitado con una diversa fauna, naturaleza ártica y viejas ciudades de explotación minera, aunque esta comunidad pequeña y colorida, ha tenido un gran avance tecnológico, convirtiéndose en una localidad moderna con diferentes tipos de negocios e industrias, y con una sorprendente gama de actividades y oportunidades culturales, como conciertos, espectáculos, festivales y exposiciones.

©Global Crop Diversity Trust.

Por si fuera poco, también hay varios bares y restaurantes que superan con creces las expectativas de los viajeros.

Svabald ©Global Crop Diversity Trust.

El Banco Mundial de Semillas es por excelencia uno de sus atractivos turísticos, sobre todo para los fanáticos de la ciencia y la naturaleza. Si eres uno de ellos, no te puede perder este interesante corto documental, donde podemos captar una amplia visión de la bóveda del fin del mundo.

blog comments powered by Disqus