Los 7 mejores lugares para ver el otoño en Chile

Los 7 mejores lugares para ver el otoño en Chile

Este 20 de marzo celebramos la llegada del otoño al hemisferio sur con una invitación a conocer nuestros paisajes naturales de una manera diferente: cuando los tonos rojos, amarillos y café de los árboles tiñen como pinceladas las laderas y bosques. Aquí una selección con algunos de los mejores lugares del país para disfrutar esta estación.


Hoy a las 6:29 am se produjo el equinoccio de otoño en el hemisferio sur. Las temperaturas ya comienzan a disminuir y la lluvia se abre paso para hidratar el paisaje. El verano ya quedó atrás y con él las vacaciones, ya que es precisamente en épocas de más calor y mejor clima cuando muchos prefieren tomarse un descanso de la vida laboral para disfrutar de las playas, los lagos y otras maravillas naturales que nuestro país tiene para ofrecer.

Sin embargo hoy queremos invitarlos a cambiar este paradigma y aprovechar la época de otoño para conocer Chile desde una perspectiva diferente, cuando los paisajes se tiñen de colores rojos, naranjos, amarillos y café cambiando por completo las vistas más comunes que se tiene de nuestro patrimonio natural.

Aquí encontrarán una selección con los 7 mejores lugares para disfrutar los colores de otoño en Chile para que vayan animándose a preparar sus maletas.

Tierra del Fuego

Cerro La Bandera, Isla Navarino. ©Martín del Río

Si siempre habías considerado visitar Tierra del Fuego en verano –como la mayoría de los turistas– te invitamos a que recorras su naturaleza salvaje en otoño, cuando las lengas comienzan a cambiar sus colores a intensos amarillos, naranjos y rojos, tiñendo las laderas de estas tierras extremas en un espectáculo inolvidable. Un buen destino para ir en esta época es el Parque Karukinka.

Camino a Lago Fagnano ©Martín del Río

Cumbre cerro La Bandera, Isla Navarino. ©Martín del Río


Parque Nacional Conguillío

©Cristóbal Correa

Otoño es sin duda una de las épocas más espectaculares para disfrutar de la naturaleza en la araucanía. En el PN Conguillío, las laderas contrastan entre el rojo de los ñirres y el verde de las araucarias y la escasa nieve que cae en la temporada acentúa las quebradas.

©Cristóbal Correa

©Cristóbal Correa


Parque Nacional Huerquehue

Laguna Toro ©Augusto Dominguez

Otro de los imperdibles para pasar el otoño en la araucanía. Sus bosques caducifolios teñidos de fogosos colores comienzan a perder sus hojas a fines de abril para prepararse para el invierno. Un verdadero espectáculo que se vuelve incluso más impresionante cuando sus intensos colores se reflejan en los distintos lagos y cuerpos de agua inmersos en el parque.

Rivera laguna Verde ©Augusto Dominguez

Sendero junto a lago Chico ©Augusto Dominguez


Reserva Nacional Malalcahuello

Aerea corralco Baja DJI_0029 LS

©Cristián Rojas

En otoño las laderas de la reserva Malalcahuello se cubren de manchones rojos, amarillos y verdes que contrastan con los tonos azulados y la punta blanca, teñida con las primeras nevadas, del volcán Lonquimay a sus espaldas.

©Cristián Rojas


Valle las Trancas

©Catalina Musa

Este valle de montaña ubicado a los pies de la cordillera de Los Andes y a 10 km de Nevados de Chillán, en otoño se llena de coloridos y tiene a disposición de sus habitantes una serie de actividades que incluyen trekking, cabalgatas y otras alternativas de ecoturismo a lo largo del año.

©Catalina Musa

©Amelia Ortúzar


Torres del Paine

Valle de Ascencio ©Augusto Dominguez

Con días bastante fríos y pocos turistas, el Parque Nacional Torres del Paine y sus alrededores en la región de Magallanes, reciben el otoño tiñendo sus infinitas llanuras de un amarillo intenso y las copas de sus árboles de rojo, que contrastan con los tonos azules, blancos y grisáceos de las imponentes montañas, lagos y glaciares.

©Augusto Dominguez

©Augusto Dominguez


Cerro Castillo

©Augusto Dominguez

En la región de Aysén, la Reserva Nacional Cerro Castillo cuenta con una marcada estacionalidad propia de las altas cumbres de la Patagonia. En otoño se pueden ver las laderas de los cerros invadidas de rojos y naranjos fogosos que entregan un espectáculo único e inigualables fotografías.

©Augusto Dominguez

©Augusto Dominguez

blog comments powered by Disqus